Mantenimiento y limpieza del metacrilato

9 marzo, 2018

El metacrilato es un plástico rígido que cuenta con un aspecto vidrioso. Aunque el que más se comercializa es transparente, está disponible en una gran variedad de colores. Es un material que se utiliza para la fabricación de diferentes objetos, y es muy probable que tengamos alguno de ellos en nuestro punto de venta a través de expositores, vitrinas, buzones de sugerencias, mamparas protectoras… o también en el hogar en algún mueble, así que nos interesa conocer cómo limpiar el metacrilato de forma correcta para prevenir daños en el material.

Cómo limpiar el metacrilato sin riesgos

Aunque a priori pueda resultar fácil la limpieza del metacrilato, debemos seguir algunos consejos para una óptimo mantenimiento, de esta manera evitaremos cualquier problema y tendremos nuestro artículo o producto de metacrilato como el primer día.
Prestemos atención a los siguientes consejos para saber cómo se limpia el metacrilato:

Manipula con cuidado la pieza

Lo primero que hay que saber sobre el metacrilato es que aunque sea un material muy resistente, dependiendo del grosor o longitud de sus piezas, debemos tener cuidado al manipularlo, sujetándolo preferiblemente por la base o el centro y nunca por los extremos, ya que estos podrían partirse, astillarse o podemos forzar las zonas pegadas que no deben sufrir tensión.

Utiliza utensilios y productos adecuados

Para una correcta limpieza del metacrilato, NO se recomiendan esponjas ni detergentes abrasivos, disolventes, limpiacristales ni tampoco cualquier producto que tenga alcohol o derivados de alcohol, ya que puede provocar serios daños y perder una de sus más importantes propiedades, la nitidez o transparencia. Nunca, con independencia de la naturaleza de la mancha, debemos limpiar el metacrilato con un producto de este tipo. No nos confiemos con los limpiacristales, puesto que podrían tener algunos componentes que dañen este material. El metacrilato posee una transparencia del 92%, y así seguirá siempre que respetemos y sigamos las recomendaciones de uso apropiadas.

Es necesario que limpiemos el metacrilato con un paño suave o con un trapo, lo mejor es que sea de algodón, que esté limpio, ligeramente húmedo y aplicar la cantidad justa de jabón neutro si fuera necesario. En este punto hay que aclarar una cosa, cuando aplicamos jabón es mejor quedarse corto que echar en exceso, puesto que luego nos costará más finalizar la limpieza y retirar el exceso de jabón. Tampoco os aconsejamos realizar una limpieza en seco del metacrilato, puesto que podemos arañar el material y perder transparencia, además que al pasar un paño seco por su superficie podemos dejar marcas que luego se perciban.

¿Cómo quitar el polvo del metacrilato?

Si solo queremos eliminar el polvo, será suficiente con pasar un paño ligeramente humedecido con agua destilada o agua con osmosis inversa, en caso de no disponer de este tipo de agua podemos usar agua común del grifo pero si solamente son pequeñas partículas de polvo lo que queremos limpiar, con un paño de celulosa de calidad ligeramente humedecido es mas que suficiente para dejarlo en perfecto estado y no dañar nada los cantos o la superficie del metacrilato.

¿Cómo quitar manchas del metacrilato?

Para eliminar las manchas podemos emplear un jabón neutro, ya sea para las manos o un lavavajillas, siempre que sea neutro. No es recomendable usar jabones perfumados o mezclados con otros productos de limpieza pues en muchos casos contienen derivados de alcohol. No obstante muchas manchas se pueden quitar simplemente con agua, ,antes de usar jabón si no tenemos a mano un jabón neutro intentemos quitar nuestra mancha solo con agua.

¿Cómo quitar un adhesivo del metacrilato?

Si deseamos eliminar la mancha de algún adhesivo que se haya quedado adherido al metacrilato, podemos frotar con un paño humedecido con un poco de alcohol. Pero que nunca toque el canto, ya que produce un efecto llamado crashing, que consiste en la aparición de grietas que irán aumentando de tamaño. No obstante usemos muy poca cantidad de alcohol, ligeramente pulverizado si es posible y frotemos rápido la zona con adhesivo para evitar que el alcohol entre en contacto durante cierto tiempo con la superficie del metacrilato.

Si hemos seguido las indicaciones habremos conseguido solucionar los problemas de suciedad y realizar un mantenimiento básico a nuestros productos o piezas de metacrilato, no obstante de no ser así, te recomendamos que contactes con nosotros para que te asesoremos de la mejor manera posible.